jueves, 8 de abril de 2010

Cuando los niños se convierten en clientes.

Creo sinceramente que es más fácil hablar de mejora de la calidad educativa cuando no tienes que pensar como una empresa. Esto es, que un colegio público lo tiene (a priori) más fácil. ¿O no?:

  • En el sentido del "ánimo de lucro", sin duda. El colegio privado tiene que "sobrevivivir" y mucho más que eso, tiene que ser rentable. Más allá de la calidad.
  • También es verdad que a un colegio público los profesores les vienen "dados" por medio de las oposiciones y no hay selección de personal ni tampoco posibilidad de cambiar a un profesor si no funciona. Esto es un plus para el colegio privado muy importante.
  • Hablando sobre TIC, es verdad que un colegio privado con destinar entre 2-10 euros al mes por alumno durante un año tendría un aula tecnológica que iría desde una pizarra digital (portatil más proyector) por 2 euros a un aula tecnocolaborativa con pizarra digital interactiva, un par de ordenadores, sistema de votación y un par de gadgets más por 10 euros. Esto es algo que un público ni se puede plantear.
  • La satisfacción pone las cosas más difíciles a los privados. En un público pesa menos este aspecto ya que en el privado se tiene que cuidar la satisfacción del cliente y la del personal, sin descuidar el impacto en la sociedad.

Os dejo un enlace que me ha parecido muy interesante sobre calidad de colegios privados del Gobierno de Colombia: http://www.mineducacion.gov.co/1621/article-179557.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta todo lo que quieras